miércoles, marzo 09, 2005

La autobiografía de Miles Davis Refleja la Historia del Jazz Contemporáneo

Davis ha mirado hacia atrás en una autobiografía que publicó Ediciones B, y que comienza con esta confesión: "La sensación más fuerte que he experimentado en mi vida fue cuando por primera vez oí: a Diz y Bird".
"La única aportación cultural original de Estados Unidos es la música que nuestros antepasados negros trajeron de Africa para modificarla y desarrollarla aquí.- Quien así se expresa es el responsable de discos que han marcado la historia del jazz - o música negra, como él prefiere denominarla -; el mismo que a mediados de los años cincuenta lideraba un legendario quinteto al que acudían a escuchar estrellas como Ava Gardner, Marlon Brando, Elizabeth Taylor, James Dean o Ray Sugar Robinson -, el que más tarde acogería en su grupo a unos jóvenes músicos llamados Wayne Shorter, Herbie Hancock, Chick Corea, Tony Williams, Keith Jarrett, Joe Zawinul, John Mc Laughlin...

Miles Dewey Davis III (Alton, Illinois, 1926) no se ha mordido nunca la lengua. En una cena en la Casa Blanca, la esposa de un político le pregunto qué es lo que había hecho de importante para merecer estar ahí. "Mira, detesto que alguien completamente ignorante suelte semejantes mierdas. La mujer se lo había buscado, así que le dije: Veamos, yo he cambiado la música cinco o seis veces, de modo que supongo que eso es lo que he hecho. La miré con frialdad y añadí: Ahora dígame usted qué cosas ha hecho que tengan alguna importancia, aparte de ser blanca."

Sociedad de blancos
La idea de que todo resulta más difícil para un negro en una sociedad dominada por blancos se repite a lo largo de su autobiografía. "Estados Unidos es un lugar tan racista que inspira compasión. Es exactamente igual que Africa del Sur, salvo que hoy día está más saneado: su racismo no está tan a la vista."
Con un lenguaje rudo, Miles Davis habla de su familia, los inicios en Saint Louis, la llegada a Nueva York en 1944 con el pretexto de estudiar música en la prestigiosa escuela Juilliard, los clubes de Harlem y la calle 52 donde nació el bebop sus andanzas junto a Parker y Gillespie, los contactos con Sartre en el París de los existencialistas, la búsqueda de soluciones musicales, las detenciones, el boxeo y la heroína, a la que estuvo enganchado varios años y de la que se liberó él solo en la granja de su padre tras siete u ocho días de atroces dolores: "Sientes que te vas a morir, y si alguien te garantizase que morirías en dos segundos lo aceptarías sin titubear. Tomarías el regalo de la muerte ante la tortura de la vida".


Por las más de 400 páginas del libro desfilan los grandes nombres de la historia del jazz contemporáneo: Charlie Parker, Dizzy Gillespie, John Coltrane, Bud Powell, Gil Evans, Thelonius Monk, Charlie Mingus, Billie Holliday, Sonny Rollins, Dexter Gordon... Las drogas se llevaron a muchos de ellos, aunque para él todavía siguen presentes: "Vienen a visitarme todos los músicos que he conocido y que ya están muertos... Sus espíritus caminan a mí alrededor".

La crítica musical no podía quedar al margen de sus punzantes comentarios. "Los críticos sin sensibilidad han destruido mucha música de irán calidad ya muchos músicos que no tuvieron capacidad de decir, con tanto vigor como yo: Que os jodan a todos... Como músico y como artista siempre he querido llegar al mayor número de personas posible. Y nunca me he avergonzado de ello. Nunca he creído que la música llamada jazz estuviera destinada sólo a un reducido número personas o a convertirse en una pieza de museo guardada bajo cristal como otras cosas muertas que en algún momento se consideraron artísticas..."

Estilo propio
No ha olvidado lo que su padre, un conocido dentista de Saint Louis, le dijo en el otoño de 1945: Miles, ¿oyes ese pájaro que canta ahí fuera? Es un sinsonte. No tiene canto propio. Copia el canto de los demás, y tú no querrás hacer eso. Tú serás tú mismo, tendrás tu propio canto. De eso es de lo que realmente se trata".

Mucho tiempo antes de su muerte, su salud le traiciona: operaciones de cadera, de laringe, hernias, diabetes, problemas para abrir y cerrar la mano... "tengo cicatrices por todo el cuerpo, salvo en la cara. Las considero una especie de condecoraciones, la historia de mi supervivencia, el testimonio de que he sabido levantarme de la mierda, vencer la adversidad y seguir adelante haciendo las cosas lo mejor que he podido. Si me enorgullezco de mis cicatrices es porque me dicen que uno puede vencer si tiene corazón y tenacidad y alma para continuar intentándolo."





Extraordinaria version de “So What” grabada en 1958. Miles Davis en trompeta, John Coltrane en saxo tenor, Red Garland en piano, Paul Chambers en bajo y Philly Joe Jones en batería.

9 comentarios:

Dr Benway dijo...

dónde demonios la consigo?

Octavio dijo...

Ey! una alegría la existencia de esta página. A ver si nos linkeamos, también escribo sobre Jazz. ;-)
Suerte.
Octavio Bugni.
www.octavio-piano.blogspot.com

Esteban Novillo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
David dijo...

Este libro fue el primero en leer sobre Jazz, y lo leí mientras vivia en Harlem. Lo hice recorriendo sus calles y intentando interpretar lo que nos cuenta. De esta forma quedé enganchado al Jazz.
Me ha marcado para siempre por la forma callejera de contar las cosas, y músicalmente me ha servido para conocer la história del jazz, como músico ha marcado mi rumbo.

Otra recomendación es el libro del trompetista Ian Carr " La definitiva biografia de Miles Davis" que se centra mucho más en su obra que en su vida, aunque se extiende mucho más en la época moderna de Miles.

Otros libros que me han marcado y me han llegado muy profundo han sido el " John Coltrane: Ascension and his quest" de Eric Niesen. Entre los tantos libro que leido de Coltrane este se centra más en la intensidad con la que vivia la música el artista, realmente apasionante. Leer este libro mientras escuchaba Coltrane at Birdland! fue una experiencia increible.
Y por último el "Bird Lives!" que es la história dramática del genio musical del siglo XX el grandísimo Charlie Parker, escrita por Ross Russell, quien fué propietario de DIAL RECORDS y estuvo muy cerca del genio.

Si alguien quiere charlar sobre el Jazz y sobre libros de Jazz podeis escribirme a drayamoreno@yahoo.es
Saludos
David

Giancarlo Farelo, Armando Gutierrez dijo...

Me encantó lo infantil de tu narrativa, la forma en que los términos de cajón trataban, en vano, de disipar las falencias intelectuales. La verdad parecía más una tarea de colegio que algo pensado, rumiado, sentido.
¿Que pensaría Miles si supiera que un cretino como tu lo está reseñando?
Sigue intentandolo

Anónimo dijo...

[url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/ganardinero.jpg[/img][/url]
[b]Una gran guia de ganar dinero[/b]
Nosotros hemos encontrado la mejor pagina web en internet de como ganar dinero desde casa. Como nos ha sido de utilidad a nosotros, tambien les puede ser de interes para ustedes. No son solo metodos de ganar dinero con su pagina web, hay todo tipo de formas para ganar dinero en internet...
[b][url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/dinero.jpg[/img][/url]Te recomendamos entrar a [url=http://www.ganar-dinero-ya.com/]Ganar dinero[/url][url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/dinero.jpg[/img][/url][/b]

Anónimo dijo...

A Giancarlo Farelo: Imagino tambien que Miles, de estar vivo, te daría un solo coñazo en esa jeta, de esos tantos que repartía en el ring practicando. El tipo era un genio de esos autenticos, con un gran sentido humano, de humor y de solidaridad, un tipo muy sensible, solo que orgulloso. Buen comentario, David, asi mismo es ese libro, mágico para quien lo aprecie.

Anónimo dijo...

A Giancarlo Farelo: Imagino tambien que Miles, de estar vivo, te daría un solo coñazo en esa jeta, de esos tantos que repartía en el ring practicando. El tipo era un genio de esos autenticos, con un gran sentido humano, de humor y de solidaridad, un tipo muy sensible, solo que orgulloso. Buen comentario, David, asi mismo es ese libro, mágico para quien lo aprecie.

Anónimo dijo...

Es que hacer un portal sobre jazz cuando no tienes ni puta idea...